Alquileres: La oposición bloqueó la sanción de la nueva ley

21-06-2020

Juntos por el Cambio y el interbloque Federal se unieron e impidieron la aprobación de la iniciativa en el Senado. El oficialismo derogó el DNU de Macri que traspasó las escuchas a la Corte Suprema.

La oposición en el Senado bloqueó ayer la sanción de la nueva Ley de Alquileres a partir de una sorpresiva unidad entre la representación de Juntos por el Cambio y el interbloque Federal, que en adelante, amenaza complicar el apoyo para la designación de Daniel Rafecas para encabezar la Procuración General.

Hasta ayer a las 11:00 el oficialista FdT descontaba que la oposición acompañaría el tratamiento sobre tablas del proyecto de alquileres y la reforma de la ley de Educación que ya contaban con media sanción de Diputados. Pero a esa hora, el panorama cambió. Las dos bancadas opositoras optaron por ceñirse al reglamento de la cámara - que indica que deben pasar 7 días entre el dictamen de una ley y su tratamiento en el recinto - y bloquearon el debate.

“Va a ser un día difícil”,  había augurado la vicepresidenta Cristina kirchner luego de que una serie de desperfectos técnicos que obligaron a los senadores a especificar su voto en forma oral. Una vez hecho el conteo, el oficialismo cosechó 42 votos, lo que no le alcanzó para lograr la sanción de las dos iniciativas.

El objetivo opositor fue ponerle límites al oficialismo, “para que se den cuenta que no pueden hacer todo lo que quieren”. Y agregaron: “No vamos a hacer lo que no corresponda”. Así, el tratamiento de la ley que extiende de 2 a 3 años los contratos de alquiler, determina que el pago de expensas extraordinarias queda en manos del dueño, y reduce a un mes de alquiler el depósito quedará postergado para la próxima sesión.

El siguiente tema fue la derogación de los DNU dictados en la gestión macrista, como el que dispuso el traspaso de las escuchas a la Corte. Ante esa situación los senadores de Juntos por el Cambio se desconectaron de la sesión. Y el oficialismo, en soledad, derogó ambos decretos. Tras ellos avaló el DNU de la actual gestión que le otorga “superpoderes” al jefe de gabinete.