¿Por qué no dejan de subir los precios de los alquileres?

14-06-2021

Los especialistas coinciden en señalar a la ley como la desencadenante de esta escalada que parece no parar. A esto se suma un mercado que se achica.





En los últimos 12 meses los alquileres subieron más del 70% ubicándose por encima de la inflación y, lo que es peor, superando ampliamente la recomposición salarial. Esto genera grandes desventajas para los inquilinos, que deben moverse en un mercado cada vez más chico, y con exigencias que se acrecientan. ¿Por qué se da esta situación de aumentos que parece no tener freno?

Todos los expertos coinciden en que el inicio de esta suba descontrolada coincide con la sanción de la ley de alquileres. El gran problema, dicen, es que los propietarios saben que tendrán durante todo un año en el que no podrán adecuar la renta, y por lo tanto parten ya de una base más alta para defenderse de la inflación.

"Sin reforma no hay solución posible, es indispensable y urgente. Además, creemos que debe venir acompañada de una desgravación impositiva, una propuesta superadora al blanqueo actual", advierte Enrique Abatti, socio del estudio de abogados que lleva su apellido y presidente de la Cámara de Propietarios de la República Argentina.

Actualmente hay dos proyectos de reforma a la mencionada ley. Uno está impulsado por el diputado del Pro, Alvaro González, que busca cambiar dos aspectos: volver a la renovación cada dos años y derogar la actualización anual. Existe, además, otro impulsado por Luciano Laspina, que busca volver a la ley anterior.

"La ley como está ahora complica a ambas partes, a propietarios e inquilinos. Por ejemplo, en el último año, los contratos que se fueron venciendo arreglaron con prórrogas, porque entonces así rigen según la ley anterior, y esto se puede hacer tantas veces como las dos partes lo quieran", detalla Abatti.

Y agrega: "además, así no tienen que inscribir el contrato ante la AFIP, que es algo que inquieta a dueños e inquilinos". 

Combinación feroz

"Lo que chequeamos en nuestro Observatorio Inmobiliario es que luego de la ley de alquileres, éstos subieron aproximadamente un 60%, y registramos una caída de producto de alrededor del 20%", explica Daniel Zampone, especialista en el mercado inmobiliario.

Pero la tormenta perfecta no termina acá. "El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que postergaba los aumentos y suspendía los desalojos trajo aparejada una segunda ola de retiro de inmuebles en oferta para alquilar. La sumatoria de todas estas variables nos dan un cóctel negativo que perjudica al mercado de los alquileres", añade Zampone.

"Este  lo que hizo fue generar un marco de incertidumbre para los próximos 24 meses, luego de cumplido el primer año de contrato. Ante un escenario de incertidumbre la posición de los propietarios es, preventivamente, a aumentar. El hecho de que se tuvieran que declarar los contra de la ley de alquiler, no fue un elemento que haya incidido en esta alza de los precios", se lamenta Miguel Di Maggio, director de la inmobiliaria Depa.

Y para este experto el panorama no es alentador. "Lo que se vislumbra es que los valores van a seguir aumentando. Algo que estamos notando desde Depa es que existe un mercado interesado en vender sus propiedades para hacerse de líquido. Más allá de que existe un público que vende sus propiedades en CABA para iniciar un nuevo estilo de vida en las áreas suburbanas, o bien, para planificar una nueva vida en el exterior".

Para Manuel Mel, Gerente de Ventas de Mel Propiedades, "al haber poca mercaderia en alquiler, la tendencia como de costumbre fue el alza de los valores de alquiler, no solo por la poca oferta, sino también por la incertidumbre del ajuste anual. Muchos dueños que apuestan a la renta decidieron que los inquilinos convaliden valores más altos en el mercado".

"Como siempre comentamos, el mercado inmobiliario necesita una inyección de dinero importante para que vuelvan a generarse con más fluidez las operaciones inmobiliarias como solución a los alquileres. Es por eso que creemos que el crédito hipotecario y será un gran regulador, tanto en los aumentos de los valores de los alquileres, como también en la baja demanda de los mismos, ya que muchos inquilinos se volcarían a intentar tener su vivienda propia", concluye Mel.